miércoles, 25 de enero de 2012

Rumanía y Bulgaria 2012. Parte 1

Durante 11 días he recorrido junto a Jorge Garzón Rumanía y Bulgaria, para conocer sus paisajes, flora, fauna y gentes.
De este viaje me traigo muy buenos recuerdos, pero sobre todo la satisfacción de compartir estos días con un gran amigo.
Voy a colgar la crónica y fotos del viaje en 4 partes, cada una dedicada a una zona que hemos visitado: los Cárpatos, Delta del Danubio, Bulgaria y la ciudad de Bucarest.

El día 12 tomamos un vuelo desde Málaga a París, y de aquí hasta Bucarest. 
Llegamos por la tarde al aeropuerto y buscamos un hotel cerca de la ciudad, en Otopeni, para el día siguiente tomar camino al corazón de los Cárpatos, a Transilvania.

Comienza el viaje
Sobrevolando los Alpes
Jorge y yo, en el aeropuerto Charles De Gaulle de París
Atravesadas las primeras montañas de los Cárpatos nos encontramos con las grandes planicies nevadas rodeadas de montañas y paisajes de ensueño, que a mi me recordaba imágenes del film Dr. Zhivago.
Estos parajes transmiten una sensación de soledad y de tranquilidad...además de un frío por debajo de -15º que cuando iba acompañado de viento...para que contar.
Planicies nevadas de Rasnov
En medio de la gran estepa nevada aparecían de vez en cuando pequeños poblados como este, cerca de la ciudad de Rasnov. Se trata de comunas del antiguo régimen comunista. Casas de madera apiladas, rodeadas por una valla de madera, y con una sola puerta de entrada a la comuna. 
Pocos vehículos de motor, la mayoría carros tirados por caballos que transportaban leña o comida. Un medio de vida muy distinto al que conocemos...y se trata de la misma Europa.
Comuna cerca de la ciudad de Rasnov
En esta región nos alojamos en la Pensión Dorina. Un alojamiento cálido y familiar, situado cerca del castillo del Conde Drácula...la de historias que nos inventábamos por las noches...
Bran -Transilvania- Castillo de Vlad III, también conocido como Conde Drácula
Estos valles están rodeados de montañas, nevadas en esta época del año, que hacen muy dura la vida en los pueblos. A pesar de todo, no tuvimos ningún día problemas para circular por las carreteras, y eso que no dejó de nevar.

Bosques nevados cerca de Bran
Moliecio de Jos. Los Cárpatos
Imagen desde la ventana de nuestro alojamiento en Moliecio de Jos (Pensión Dorina)
El tercer día lo dedicamos a inspeccionar los bosques de los valles cercanos. 
Nos asomamos a la ventana y vemos como nieva intensamente, pero aquí es algo habitual.
Desayuno y partida hacía Zarnesti y el Parcul National Piatra Craiului.

Tercer día. Amanece nevando intensamente
Entrada al Parcul National Piatra Craiului
Esto fue algo habitual durante todo el viaje: centrales térmicas, grandes fábricas e instalaciones abandonadas. Se trata de obras del régimen, imposibles de soportar por el nuevo gobierno entrante, quedando abandonadas y como se puede observar, saqueadas, pensamos que por necesidad.

Autobús junto a una de las muchas centrales térmicas abandonadas del país. Zarnesti
Calles de Zarnesti
A la salida de la ciudad de Zarnesti nos encontramos un grupo de edificios en mal estado, resquicios de la dictadura de Caeusescu. Fotografiar esto no hizo mucha gracia a los habitantes de los pisos.
Antiguos edificios del régimen dictatorial
Por la tarde visita a Rasnov y la ciudadela, donde tuvimos una vista espectacular de la ciudad y de las planicies nevadas.
Vista de Rasnov
Ciudadela de Rasnov
Nada más salir del alojamiento, junto al coche escuchamos un reclamo desconocido y nos encontramos una nueva especie, carbonero sibilino.
Carbonero sibilino 
En los bosques nevados observamos arrendajos, chochín, pico sirio, carbonero palustre, trepador azul...
Arrendajo en Bran
Chochín
Pico picapinos
El cuarto día y bajo una intensa nevada, abandonamos el alojamiento y partimos dirección al Delta del Danubio, abandonando los Cárpatos.
Para ello tuvimos que atravesar montañas nevadas, paisajes espectaculares y carreteras que se retorcían entre los valles.
Cuarto día: abandonamos los Cárpatos bajo una fuerte nevada
Primera parada: estación de esquí de Poiana-Brasov. 
Es domingo y hay mucha gente que sube de las poblaciones cercanas a pasar el día en la zona, a pesar de que nieve intensamente.
En la estación de esquí de Poiana-Brasov
Saliendo de los Cárpatos...bosques de piceas 
Ciudad de Brasov
Pasado Brasov, en unas planicies nevadas, observamos varios ratoneros junto a los árboles de la carretera. Algunos los pudimos plasmar en nuestra cámara, como este ratonero de estepa, con tonalidades distintas al común y que se suele cernir más.
Ratonero de estepa junto a la carretera en las estepas nevadas
En la localidad de Teliu algo atraviesa la carretera. Paramos y observamos en la chimenea de una casa cercana como se detiene un pico, que resultó ser un pico cano. Junto a él, en los árboles de atrás, un grupo de zorzales reales nos hicieron disfrutar durante un buen rato.
Pico cano en la localidad de Teliu
Parada junto a este embalse nevado para comer algo a mediodía. ¿salir fuera? imposible...un fuerte viento y temperaturas por debajo de -15º.
Últimos paisajes nevados antes de abandonar los Cárpatos
Salida de los Cárpatos, que abandonamos tristemente. Desde aquí el paisaje cambia radicalmente. Las llanuras nos conducirán hasta el Delta del Danubio. Pero eso será en la segunda parte del viaje.
Descanso para tomar un café. De aquí a Buzau y Braila

No hay comentarios: