domingo, 19 de mayo de 2013

Primavera en las Tablas de Daimiel

Después de nuestra visita a Madrid para el I Encuentro Lobo Marley hicimos una parada en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Nada tiene que ver este espacio natural hoy día con el que me encontré hace unos años, completamente seco y a punto de perder la categoría de Parque Nacional por su mala gestión.

El sábado por la noche llegamos al aparcamiento de las Tablas y nos recibía este simpático zorro y los cantos de autillos y anfibios.

Por la mañana bien tempranito, y con un frío que calaba los huesos, tomamos un desayuno y rápido a adentrarnos en el parque, a observar y fotografiar aves y paisajes.

Este año las Tablas de Daimiel están llenas de agua. En ninguna de mis visitas anteriores había podido ver tanta agua, que en ocasiones superaba las pasarelas de madera.


Con las cámaras, teles y prismáticos a disfrutar de este maravilloso Parque Nacional.

En esta foto se puede ver como han tenido que elevar las pasarelas casi 30 centímetros para facilitar el acceso al interior del parque.


El recorrido lo terminamos junto a la Torre de Prado Ancho, pero a esas horas el público se contaba por centenares en el Parque y observar aves era tarea imposible.

Algunas aves del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

Garza imperial accediendo a la zona de cría
Pareja de somormujos lavancos, en cortejo nupcial
Pato colorao, una de las estrellas del Parque Nacional
Encontramos un buen número de ánsares
Más ánsares nadando en una de las lagunas
Macho de Porrón común defendiendo el nido de la presencia de una focha
A lo lejos pudimos ver un aguilucho lagunero junto a elanio y una calzada
Dormidero de cormoranes, en la isla del Pan
Y junto a los cormoranes, este dormidero de garcillas, garzas reales, martinetes y espátulas
Uno de los observatorios del recorrido
Somormujo lavanco
Los zampullines se dejaron fotografiar a placer