viernes, 1 de noviembre de 2013

Verano en la Cañada de los Pájaros

Este verano, en Agosto, pasé unas semanas en la Cañada de los Pájaros, en compañía de mi amigo Plácido, y de Fran y Salomé.
Compartir estos días en la Cañada es un placer, no solo por el entorno. Los amigos con los que he pasado estos días hacen que aprecies el valor de la amistad y disfrutes cada minuto que pasamos juntos.
Trabajo, risas, experiencias, salidas al campo, han sido mi día a día durante esta estancia. 

Cartel de entrada a la Cañada, en la Ctra. de La Puebla
En el torreón, debajo de estos nidos de cigüeña, tenía mi dormitorio ¡una pasada!
En la laguna junto a la casa
Al caer la tarde tocaba salida al campo, a revisar las cámaras de fototrampeo de Fran, observación de linces, visita a lagunas y recogida de comida -pitijopos, nidos de avispas(con picaduras incluidas)- para los "bichitos bebes de la Cañada". Eso si, embadurnados dee antimosquitos, porque al atardecer era imposible salir sin protección.

Junto a Fran-dcha- y Roberto, revisando cámaras de fototrampeo 
Atardecer en Doñana
Excrementos de lince
Huellas de linces 
De entre los muchos "amiguitos" que tenía en la casa, estas dos simpáticas garzas imperiales nos acompañaban en el desayuno

También me desplacé a Sanlúcar de Barrameda, para pasar un par de días en casa de Julio, hermano de Plácido, y disfrutar de paseos por las Salinas de Bonanza y alrededores, así como del buen vinito y el rico pescado de la zona. ¡Qué buen anfitrión es Julio!...y amable y simpático. Gracias amigo por todo.

Atardecer en las playas de Sanlúcar
Ya llevaba tiempo sin ver un camaleón ¡qué bonitos son!
Fotos de Bonanza y alrededores







En la Cañada se encontraban varias personas de prácticas, con las que pasamos ratos de trabajo, y sobre todo risas, como este vuelco "intencionado" de Fran de barcaza, en la laguna principal, para refrescarse un poco (hay grabación en vídeo, jajaja). Lo planeamos bien.




En otra de las salidas, otra chica de prácticas, Amanda, nos deleitó con ejercicios de equilibrio. Nos dio pena el día que se marchó.


Y como todo tiene su fin, yo también me tuve que marchar, pero con la promesa de volver pronto. 
¡GRACIAS A PLÁCIDO POR TODO! y a Fran y Salomé, pro lo buenos momentos y por su amistad.

Aves de la Cañada












2 comentarios:

Amanda Barranco Roldán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amanda Barranco Roldán dijo...

Buscando una foto por google he encontrado tu blog por casualidad! Muy bonito.