martes, 24 de noviembre de 2015

Estrenando temporada de hides

Esta tarde he comenzado una nueva temporada de fotografía desde hides.

El hide-comedero está situado en una zona de bosque, donde los fondos amarillos-ocres-verdosos le dan una tonalidad espectacular en esta época.
La repentina llegada de las bajas temperaturas ha propiciado la entrada de aves al comedero, este año en más cantidad y más especies.

Con mucho frío (aunque me encanta el invierno), y antes de meterme en el hide, ya tenía a un inesperado pinzón real a poco más de medio metro.

A los pocos segundos aparecía un segundo pinzón real, y a partir de ahí un incesable ir y venir de carboneros comunes que estuvieron presentes durante la hora y media de sesión.

Conforme pasaban los minutos el ambiente se animaba, y como no podía fallar, aparecieron dos preciosos petirrojos muy descarados y atrevidos.


Otro que nunca falla en este hide-comedero es el pequeño herrerillo común, con sus tonos azules que lo hacen tan bonito.

Y de nuevo otra sorpresa, un pariente del pinzón real, un ave común en la zona pero que nunca me había entrado al comedero: el pinzón vulgar.

Durante varios momentos fueron hasta ocho las aves que estaban en el comedero, de cinco especies distintas: dos pinzones reales, un pinzón vulgar, un petirrojo, un herrerillo común, dos carboneros y un mosquitero común.

Además, por la zona, trepador azul, agateador, pito real, mito, picogordo, piquituerto, arrendajo, mirlo...

Este es el segundo año del hide y parece que ha comenzado muy bien. Espero que poco a poco vayan entrando las aves que aún no lo han hecho, o que no he podido fotografiar.
En unos días volveré.